Salsa carbonara

Encuentra tu receta de salsa carbonara

Salsa carbonara con champiñones

Todos y todas sabemos que los platos de pasta pueden aceptar un montón de salsas diferentes y una de las más famosas es la salsa carbonara, la cual podemos preparar de la manera más tradicional o hacer alguna variación.

En esta entrada vamos a compartir contigo una receta para Thermomix de salsa carbonara donde hemos suprimido la nata y hemos añadido champiñones.

Salsa carbonara con champiñones

Para su elaboración necesitaremos estos ingredientes:

  • 3 huevos grandes.
  • 1 cebolla mediana.
  • 30 gramos de aceite de oliva.
  • 70 gramos de champiñones (pueden ser frescos o en conserva)
  • 150 gramos de panceta o si lo preferimos puede ser bacon ahumado para darle más sabor.
  • 80 gramos de queso Parmesano.
  • Sal y pimienta negra recién molida, al gusto.

Modo de elaboración

Pelaremos la cebolla y la cortaremos en varias mitades para que quepa sin problema en el vaso de la Thermomix. La trituraremos durante 6 segundos a velocidad 5 y despejaremos las paredes del vaso utilizando la espátula.

Cortaremos la panceta y la dejaremos en cubos y si los champiñones son al natural, los laminaremos. El siguiente paso es añadir tanto la panceta como los champiñones con el aceite de oliva en el vaso donde está la cebolla. Programaremos 6 minutos a temperatura varoma y velocidad 1. Cuando acabe lo reservaremos.

Rallamos el queso y lo reservaremos en un plato. Lavamos el vaso de la Thermomix y echaremos los huevos y el queso rallado, salpimentaremos y programaremos durante 20 segundos a velocidad 3 para que todo se bata homogéneamente.

Ahora ya solo nos queda añadir los huevos batidos con el queso a la mezcla que habíamos preparado antes con los champiñones, la panceta, la cebolla y el aceite. Programaremos 2 minutos a temperatura varoma y a velocidad 1 y la salsa estará lista para servir.

Consejos

Lo mismo que sucede con los champiñones, la carbonara también acepta otros ingredientes como los guisantes, que le aportan un toque de dulzor y un bonito color verde. Todo es cuestión de pensar qué clase de ingrediente puede casar bien con una salsa como esta y probar en sucesivas preparaciones.

Como te habrás dado cuenta, no lleva nata, por lo que esta salsa debe ser hecha y consumida. Como mucho aguantará un día en el refrigerador, pero tratándose de huevos, lo mejor es no arriesgarse.

Sobre todo puede ser utilizada para platos de pasta larga como espagueti o tallarines, pero también se puede utilizar como complemento ideal para unas patatas fritas, las cuales tendrán un sabor estupendo con esta salsa.